Seguro que alguna vez has visto que no te sacaban a bailar o que te sueltan antes de terminar la segunda canción o incluso en la primera. No desesperes, no eres tú.

Cierto es que cuando salimos a bailar somos libre de bailar con quien queramos e incluso de negarnos a hacerlo cuando nos lo solicitan, yo no lo haría, pero cierto es que somos libres y al final bailamos y conectamos con quien queremos y podemos 🙂 Y como me gustado este párrafo, lo voy a llamar el derecho de mí mismo.

Hace un tiempo me dijeron que en el mundillo de la kizomba se debe bailar más de una canción con la misma persona, al menos dos y a partir de aquí sin límite. Y la verdad es que estoy de acuerdo en que conectar con una persona en la primera canción es difícil, hay factores que influyen para poder conectar al cien por cien con, en ese momento, tu pareja de baile, así que lo acepto 🙂

No te preocupes si alguna vez te han dejado en la primera canción, seguramente el chico se estaría haciendo pis y le daba vergüenza decírtelo. Pero no le culpes porque no le han enseñado bien en clase y no lo sabe o es que te han soltado para bailar con aquella que quiere y está libre 😉 Pero bueno, si te lo ha hecho más de una vez o es un mal educado o es que debe visitar al urólogo con tanto pis 😉

Has pensado alguna vez en lo que trasmites al bailar?. Crees que se está agustito bailando contigo. Observas a la chica cuando baila o te igual?. Ahhh, te pillamos, entonces eres de los que te gusta que te sigan y bailas para la grada y solo bailas con aquellas que tienen el nivel adecuado, según tú claro. Lástima, porque no sabes lo que te pierdes. Pero, por favor, no me hagas caso que seguro que me estoy liando 🙁

Como ya te conté anteriormente, no hace falta nada para disfrutar y hay cosas que no se descubren en clase y sí en el social, como por ejemplo, el agradable abrazo de tu pareja o aquel gesto al pasar la mano por tus hombros o el tacto de su barriguita – vale, abdomen- al rozar con el tuyo y también el…. otras cosas que otro día te contaré por que como tú estás a otras cosas, pues te lo pierdes 😉

Una amiga me decía hace un tiempo: ‘pero quien va a sacar a una mujer de cierta edad a bailar kizomba, los tíos sólo sacan a las que saben bailar o las que están buenas‘, e iba implícito que si estaban buenas aunque no supieran bailar nos valía. Pues no sé cómo lo verás colega del ambiente de baile, pero si esta es la imagen que estamos dando a las chicas, no me gusta. Haré el papel del abogado del diablo y te diré, amiga que no te sacan a bailar, que saltes de la barra o despegues las posaderas del taburete y saques a bailar a los chicos. Y a tí, chica que sí que sacas a bailar o no, que observamos cómo cambias la mirada cuando nos aproximamos y no te interesa bailar con alguno de nosotros, no te preocupes, sacaremos el comodín del derecho de tí mismo 😉

Otra amiga me decía ‘a veces preferio no bailar ya que para no conectar y no aclararme, prefiero mirar’. No me pronuncio, pero cierto es que cuando salimos a bailar salimos a disfrutar, así que me paro aquí.

En cambio, hacer cola para sacar a bailar a unos o a otros, es algo que aún me cuesta entender, porque entiendo que a tí te compense esperar veinte minutos, si no más,  para bailar con ese top que te hará tocar las estrellas, así que me voy a quedar aquí desde la imagen que muestra vuestra cara cuando termináis de bailar con el supuesto top. Supongo que a ese top lo conoces porque es famosete impartiendo clases en la mayoría de congresos o ves que es muy popular en las redes sociales, especialmente en youtube. Te tengo que decir algo que ya sabes o debes imaginar y como ya he comentado en otros post, nunca sabes el bombón que te va a tocar hasta que no lo pruebas.

Y tú, te has parado a pensar lo que trasmites, como crees que la gente lo percibe?. Te preocupa lo que los demás puedan pensar? Bueno, si fuera tú, no me preocuparía lo más mínimo. O sí? 🙂

Nos vemos en la pista de baile 😉